Somnolencia Excesiva

Durante la noche de sueño es importante contar con la cantidad de horas necesarias  y la calidad de sueño adecuada.  Si esto no ocurre el paciente experimentará una sensación de somnolencia durante el día siguiente, o una sensación de sueño no reparador.  La deuda de horas de sueño va provocando cambios cognitivos del paciente, afectando la memoria, la forma en que resuelve conflictos y se correlaciona con los demás.

La sensación de falta de sueño puede ser sutil o afectar de forma importante la actividad y estado de alerta durante el día.

La principal causa de somnolencia diurna excesiva es el tiempo de sueño corto, esto quiere decir que dormimos menos horas que las que necesitamos para sentirnos descansados.

El médico puede requerir la realización de un examen físico o de análisis de sangre para descartar trastornos que puedan causar síntomas similares.   Las afecciones que pueden causar somnolencia excesiva abarcan:

  • Insomnio y otros trastornos del sueño con tiempo de sueño disminuido
  • Síndrome de las piernas inquietas y movimientos periódicos de extremidades
  • Convulsiones (crisis epilépticas)
  • Apnea del sueño
  • Otras enfermedades psiquiátricas, médicas o del sistema nervioso central.

Hipersomnia idiopática

Es un trastorno del sueño que se origina en el sistema nervioso central y que se caracteriza por: tiempo de sueño nocturno prolongado, dificultad para levantarse e iniciar el día y episodios de somnolencia durante el día.  Debe siempre sospecharse cuando hay dificultad para levantarse en las mañanas la mañana, sensación de borrachera por falta de sueño, conductas automáticas, y trastornos de la memoria.

El diagnóstico se realiza con polisomnografía nocturna y test de latencias múltiples la mañana siguiente a la polisomnografía.


Narcolepsia

Es un trastorno neurológico  que causa somnolencia diurna excesiva y ataques de sueño frecuentes durante el día.

La narcolepsia es un trastorno del sistema nervioso y su causa exacta se desconoce.  Situaciones de estrés desencadenantes como el síndrome de estrés postraumático pueden ser muchas veces la causa, en otros pacientes, la narcolepsia está ligada a la reducción en las cantidades de una proteína llamada hipocretina-orexina, la cual se produce en el cerebro y que promueve los estados de vigilia.  Existe la posibilidad también de que la narcolepsia sea un trastorno autoinmunitario y que sea causada por ciertos virus.  Una enfermedad autoinmunitaria se presenta cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano.  Puede ser hereditaria y que ciertos genes estén ligados a este trastorno.


Los síntomas de la narcolepsia generalmente ocurren durante las edades de 15 a 30 años.

  • Períodos de somnolencia extrema e “incontrolable” cada 2 a 4 horas durante el día, caracterizado por un impulso fuerte de dormir, con frecuencia seguido por una siesta corta (ataque de sueño o microsueño).
  • Los ataques de sueño pueden presentarse en cualquier momento y situación.
  • La siesta corta produce una sensación de refrescamiento en el paciente.
  • Alucinaciones similares a los sueños durante la fase de transición entre la vigilia y el sueño. Éstas involucran los sentidos de la vista o el oído y posiblemente otros sentidos.
  • Parálisis del sueño se presenta cuando usted no puede moverse a medida que empieza a dormirse o apenas se despierta en la mañana, ocasionándole a quien la sufre una sensación de angustia y desesperación.
  • La cataplejía es una pérdida súbita del tono muscular estando despierto que le produce caerse o le imposibilita moverse o levantarse. Las emociones fuertes, como la risa o la ira, pueden desencadenar estos eventos de cataplejía los cuales pueden presentarse como caída de la cabeza o mandíbula  y sensación de debilidad y que se le doblarán las rodillas.
  • La prueba de latencias múltiples del sueño (MSLT, por sus siglas en inglés) es un estudio que se realiza tras el despertar de una polisomnografía nocturna para ver cuánto tiempo le toma a uno quedarse dormido durante una siesta en ciertas horas del día.  Los pacientes con narcolepsia se quedan dormidos mucho más rápido que las personas que no padecen esta afección y presentan sueño REM durante algunas de estas siestas.

No existe una cura conocida para la narcolepsia y el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas.


Los cambios en el estilo de vida pueden ayudarle a desempeñarse mejor en el trabajo y en las actividades sociales. Esto implica:
 

  • Consumir comidas ligeras durante el día y evitar comidas pesadas antes de actividades importantes.
  • Planificar siestas para controlar el sueño durante el día y reducir el número de ataques de sueño inesperados y repentinos.
  • Planificar una breve siesta (10 a 15 minutos) después de las comidas, de ser posible.
  • Informar de la existencia de este problema a profesores y supervisores para que no lo acusen por ser “perezoso” en el colegio o el trabajo.

Se pueden necesitar medicamentos recetados para ayudarlo a mentenerse despierto como el modafinil (Provigil) que tiene mucho menos potencial de adicción que otros estimulantes. Otros estimulantes abarcan el dextroanfetamina (Dexedrine, DextroStat) y metilfenidato (Ritalina).


No se trata de una enfermedad mortal, pero puede ser peligrosa si los episodios ocurren al conducir un vehículo, operar una máquina o en actividades similares.


Algunas de las posibles complicaciones en el paciente narcoléptico son:

  • Dificultad para el desempeño en el trabajo.
  • Dificultad para quedarse despierto en las actividades sociales.
  • Lesiones y accidentes si los ataques ocurren durante las actividades.
  • Efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratar el trastorno.

Recuerde que…” todo paciente con narcolepsia, tiene somnolencia diurna, pero no todo paciente con somnolencia tiene narcolepsia”.