Insomnio

¿Qué es el insomnio?

  • -Es el trastorno del sueño mas común.
  • -Dificultad para conciliar o mantener el sueño.
  • -Es la sensación de tener “sueño no reparador”.
  • -Factores como el estrés, la elevada activación del organismo o la depresión y ansiedad son  causas frecuentes de insomnio.
  • -Otros trastornos del sueño  pueden presentar síntomas similares al insomnio incluyendo: trastornos del comportamiento durante el sueño, la apnea del sueño, trastornos del movimiento asociados al sueño, entre otros.

 ¿Quién puede padecer insomnio?

  • -Cualquier persona y a cualquier edad pueden presentar insomnio.
  • -El 90% de las personas han sufrido insomnio en algún momento de su vida.
  • -Es mas frecuente en mujeres y en adultos mayores, así como en personas que experimentan algún factor estresante.
  • -En los niños, está relacionada frecuentemente a malos hábitos de sueño en la familia en la cual se desenvuelve el niño.

¿Cuál es el tratamiento del insomnio?

  • El tratamiento del insomnio tiene varias direcciones, las cuales están dirigidas a enseñar a quien lo padece,  a realizar una serie de cambios en los hábitos y conductas con respecto al sueño, así como de técnicas de relajación, terapia cognitivo conductual y medicamentos en algunos casos.
  • Es muy importante determinar la causa o condicionantes que hacen que el insomnio se mantenga o perpetúe,  para poder brindarle al paciente un adecuada terapia y tratamiento de acuerdo a sus necesidades.
  • Cuando se sospecha que el insomnio es un síntoma que puede ser provocado por algún otro trastorno del sueño, se puede requerir de estudios polisomnográficos para ayudar a llegar a un adecuado diagnóstico y tratamiento.

 

Prevención

Algunas de las pautas profilácticas recomendadas para quienes tienen predisposición a las dificultades para conciliar el sueño son:

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso y se debe interrumpir su consumo 4-6 horas antes de acostarse (dentro de ese lapso sigue habiendo, en la sangre, trazas de esta sustancia que, al menos en algunas personas aparentemente más susceptibles, siguen provocando insomnio, ansiedad, intranquilidad, nerviosismo). En dosis estándar,  100-150 mg por día, el equivalente a 1-2 taza de café, produce dependencia física y psicológica; y puede provocarnos dificultad para conciliar y mantener el sueño.

La nicotina también es un estimulante del sistema nervioso  (y no un tranquilizante como se suele creer) y debe evitarse cerca de la hora de acostarse y en los despertares nocturnos. Además, provoca adicción (dependencia física y psicológica).