Movimientos Anormales de Extremidades

El moverse o realizar cambios posicionales durante el sueño es algo que ocurre normalmente  y  estos pueden ser provocados por un despertar o ser mas bien, la causa del despertar.

Sin embargo estos movimientos pueden llegar a ser repetitivos o constantes a lo largo de la noche y provocar insomnio  o un sueño no reparador en el paciente o en el compañero de cama.

Cuando los movimientos se tornan constantes, violentos,  se asocian a despertares y a sensación de mal dormir, deben ser evaluados por un especialista en medicina del sueño para valorar las posibles causas.

Los movimientos anormales de las extremidades pueden responder a problemas de fondo como: ingesta de cafeína, problemas respiratorios durante el sueño (apnea del sueño), fibromialgia, síndrome de piernas inquietas, déficit de hierro, alteración en el funcionamiento del riñón, neuropatías, problemas hereditarios, disminución de los niveles de dopamina, uso de antidepresivos y alteraciones del comportamiento durante el sueño.

 


Mioclonus nocturno

La presencia de movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño, se define como “mioclonus nocturno”. Consiste en bruscas sacudidas de las extremidades, de 1 a 5 segundos de duración, que aparecen en forma de brotes durante toda la noche, produciendo en el paciente despertares y cambios de fase de sueño (de las fases profundas a mas superficiales) provocando una sensación de mal descanso. Estas descargas pueden producirse  en ambas extremidades, en una sola e incluso en miembros superiores.

El diagnóstico de “movimientos periódicos de las extremidades” se realiza mediante la polisomnografía,  en donde se observa los movimientos periódicos de extremidades seguidas de un “despertar”. También es imprescindible preguntar a la pareja que comparte el sueño si el paciente, “dá patadas mientras duerme”, ya que muchas veces el compañero de cama es el primero que observa el problema.


Movimientos asociados al trastorno respiratorio del sueño

En la apnea del sueño puede existir mucho movimiento durante el dormir y el compañero de cama puede describirlo como un dormir muy “inquieto”. Pueden presentarse movimientos de las extremidades tipo sacudidas al finalizar las pausas respiratorias presentes en la “apnea del sueño” como parte del alertamiento o despertar respiratorio.


Movimientos asociados a alteraciones del comportamiento durante el sueño

Tanto en el sueño REM como en el NREM pueden presentarse alteraciones del comportamiento o “parasomnias” que pueden estar asociadas al movimiento de extremidades, por lo tanto siempre debe realizarse a través de la polisomnografía el diagnóstico diferencial con otros trastornos del movimiento durante el sueño.